A Jorge M. Taverna Irigoyen por la confianza, por la nobleza, por la amistad.

Vísceras.

Canto de luz por las vísceras sangrantes con que los enemigos delatan sus traiciones en cualquier callejuela.

Lo que queda del hombre en la orilla del tiempo
disputa las riquezas la tierra las mujeres los presidios urgentes los solemnes verdugos las vísceras exangües
extermina su estirpe de avaricia desnuda en medio de traiciones certeras emboscadas aceros alevosos.
Lo que queda del hombre en la orilla del tiempo
lo que queda del hombre y sus hondas plegarias
sus amores adustos sus vástagos prohibidos su latrocinio espeso su estricta eucaristía
querella cada tumba cada honor cada sueño cada costal de gloria cada zurrón de insomnio
y niega el veredicto de las hachas de fuego que amputan el pecado a golpe de indulgencia
y niega la liturgia de los huesos que estallan en la nuca del miedo
y niega la condena de andar entre las fiebres a pura intolerancia
y niega los delirios
y niega los sollozos.
En cualquier callejuela de noche perentoria rincones con sigilo esquinas embozadas
merodea la muerte con sus uñas de eclipse
con su oscuro derrumbe de carnes ofendidas
mientras rueda la luna sobre los estertores la sangre a la deriva los muñones de asombro
mientras la luna rueda sobre las cicatrices de gangrenas dolientes
mientras los Poderosos les quitan el aliento por las bocas sumidas en la extensión del grito
les impiden que fragüen la mínima esperanza de habitar en su reino de mazorcas preñadas de fulgores indómitos
agitan las sonajas conjurando una lluvia de martirios azules
que calme a borbotones su insolente apetencia su gula advenediza su sed nunca saciada
cantan se regocijan danzan entre los coágulos
se beben a hurtadillas – desde cráneos blanqueados – la fiereza del odio.
Derrotados
vencidos por henchidas hogueras de lenguas roedoras astucias necesarias
jaurías de siniestros mastines cazadores
ordenados patíbulos donde el silencio nace donde el silencio crece
columpian en el viento sus andrajos de ausencia
como frutos hediondos.

Música

Acerca de la autora

Acerca de la autora
Exconvento de los Siete Principes - Casa de la Cultura Oaxaqueña (México) 2004

Biobibliografía

Norma Segades Manias, Santa Fe, Argentina, 1945. Ha escrito *Más allá de las máscaras *El vuelo inhabitado *Mi voz a la deriva *Tiempo de duendes *El amor sin mordazas *Crónica de las huellas *Un muelle en la nostalgia *A espaldas del silencio *Desde otras voces *La memoria encendida * A solas con la sombra *Bitácora del viento *Historias para Tiago y *Pese a todo (CD) En 1999 la Fundación Reconocimiento, inspirada en la trayectoria de la Dra. Alicia Moreau de Justo, le otorgó diploma y medalla nombrándola Alicia por “su actitud de vida” y el Instituto Argentino de la Excelencia (IADE) le hizo entrega del Primer Premio Nacional a la Excelencia Humana por “su meritorio aporte a la cultura”. En el año 2005 fue nombrada Ciudadana Santafesina Destacada por el Honorable Concejo Municipal de la ciudad de Santa Fe “por su talentoso y valioso aporte al arte literario y periodismo cultural y por sus notables antecedentes como escritora en el ámbito local, nacional e internacional”. En 2007 el Poder Ejecutivo Municipal estimó oportuno "reconocer su labor literaria como relevante aporte a la cultura de la ciudad".

Datos personales