A Jorge M. Taverna Irigoyen por la confianza, por la nobleza, por la amistad.

Cuando la sombra acecha.

De cómo fue que Huáscar, hijo de Huayna Capac, hermano y cautivo de Atahualpa, presiente llegada su hora en la prisión de Cajamarca, en el Año del Señor de 1531.

El susurro desciende imperceptible,
vaga de piedra en piedra,
rueda,
cae,
se levanta otra vez,
gime,
furioso,
sisea entre los labios,
se detiene;
entra con pies de musgo en los silencios,
derrota a la vanguardia del espanto,
persuade,
avanza,
instiga a la venganza,
urde destierros duros,
inclementes.
Huáscar escucha al viento
(en los hachones
donde el fuego exorciza oscuridades)
pronunciando su nombre,
conmoviendo
espesuras de oráculos dolientes;
cuando decreta el hierro empalizadas,
la locura su oficio de aguijones
y se desbocan lunas maliciosas
o jaurías de insomnios
o estiletes.
Huáscar presiente el miedo,
en la distancia
donde Atahualpa,
solo,
acorralado,
deambula,
con sigilo de jaguares,
por las escarpaduras de la fiebre
y encomienda a ralea de relámpagos
inmolar toda voz,
todo reclamo,
todo baluarte de poder congénito,
toda temeridad desobediente.
Huáscar huele a traición,
huele a perfidia,
a concilio de sórdidos verdugos,
a angustia,
a adversidad,
a encrucijada,
a escudillas de hediondas intemperies,
a estirpe interrumpida,
a edades rotas,
a despojo,
a crueldad,
a intolerancia,
a raciones de hirsutos estupores,
a sangre yerma huele,
huele a muerte.
Huáscar habita el fin,
muerde derrotas,
no puede,
por más tiempo,
ser muralla
contra el asedio de odios y presagios
que sustenta castigos,
que promueve
la incertidumbre invicta del abismo,
un plazo perentorio,
un vuelo en falso
y esas fauces de eclipse,
esas quijadas
que exilian las auroras para siempre.
Su corazón,
a golpes de tristeza,
establece naufragios,
exterminios,
predios de horror,
ausencias desprolijas,
mientras la sombra,
nada más,
sucede.

Música

Acerca de la autora

Acerca de la autora
Exconvento de los Siete Principes - Casa de la Cultura Oaxaqueña (México) 2004

Biobibliografía

Norma Segades Manias, Santa Fe, Argentina, 1945. Ha escrito *Más allá de las máscaras *El vuelo inhabitado *Mi voz a la deriva *Tiempo de duendes *El amor sin mordazas *Crónica de las huellas *Un muelle en la nostalgia *A espaldas del silencio *Desde otras voces *La memoria encendida * A solas con la sombra *Bitácora del viento *Historias para Tiago y *Pese a todo (CD) En 1999 la Fundación Reconocimiento, inspirada en la trayectoria de la Dra. Alicia Moreau de Justo, le otorgó diploma y medalla nombrándola Alicia por “su actitud de vida” y el Instituto Argentino de la Excelencia (IADE) le hizo entrega del Primer Premio Nacional a la Excelencia Humana por “su meritorio aporte a la cultura”. En el año 2005 fue nombrada Ciudadana Santafesina Destacada por el Honorable Concejo Municipal de la ciudad de Santa Fe “por su talentoso y valioso aporte al arte literario y periodismo cultural y por sus notables antecedentes como escritora en el ámbito local, nacional e internacional”. En 2007 el Poder Ejecutivo Municipal estimó oportuno "reconocer su labor literaria como relevante aporte a la cultura de la ciudad".

Datos personales