A Jorge M. Taverna Irigoyen por la confianza, por la nobleza, por la amistad.

Ciudadela.

Canto de luz por las bellas ciudades ocultas a los ojos de los conquistadores entre el altivo mar de cordilleras.

Morada de las águilas.
Bastión donde el crepúsculo reproduce naufragios de proas quebrantadas contra flancos de estrellas
mientras la voz del aire inscribe sus aullidos entre grietas oscuras como fauces de noche
como fauces salvajes devorando sin tregua las pisadas desnudas.
Región donde los vientos tallan las soledades los rostros del sigilo los pómulos terrestres al ritmo de sus ráfagas
donde el polen esculpe la memoria fundante de doradas anteras
y cincela el helecho su reptar armonioso bajo la tolerante mirada de la luna.
Refugio de jaguares.
Punto donde los hombres nacidos del Aliento
tatuaron la promesa de su arcilla inocente sobre el pellejo duro de los duros peñascos
tensando hacia las crestas los telares azules donde el alma entrelaza
las místicas urdimbres de su esperanza pulcra.
Sitio donde los dioses excavaron a pulso la tajante intemperie de los despeñaderos
establecieron ritos liturgias extendidas altares en la piedra
calendarios labriegos para que el hambre calle
para que calle el hambre ante follajes plenos de panojas maduras.
Recinto de los soles.
Ciudadela dormida en la cuna del trueno
en ti el Ande salmodia solemnes alabanzas
a las cumbres que expulsan la pureza del día entre los muslos diáfanos
en ti el Ande custodia las gradas triangulares las sonoras acequias la dulce agricultura
de los ojos malvados de los picos sangrientos de las garras atroces
detrás de las neblinas.
Aquí es lejos la muerte la luz del infortunio los crueles horizontes.
Aquí es lejos el odio y es lejos la desdicha
la vida derramada el humo de la ausencia los filos de la injuria.
Aquí sólo la selva conoce los senderos los rodeos precisos el paso en los breñales.
Sólo el musgo conoce las sílabas del pacto.
Sólo el agua domina el idioma escarpado que estatuye las claves en medio de la aurora
muy cerca del silencio
más allá de la lluvia.

No hay comentarios:

Música

Acerca de la autora

Acerca de la autora
Exconvento de los Siete Principes - Casa de la Cultura Oaxaqueña (México) 2004

Biobibliografía

Norma Segades Manias, Santa Fe, Argentina, 1945. Ha escrito *Más allá de las máscaras *El vuelo inhabitado *Mi voz a la deriva *Tiempo de duendes *El amor sin mordazas *Crónica de las huellas *Un muelle en la nostalgia *A espaldas del silencio *Desde otras voces *La memoria encendida * A solas con la sombra *Bitácora del viento *Historias para Tiago y *Pese a todo (CD) En 1999 la Fundación Reconocimiento, inspirada en la trayectoria de la Dra. Alicia Moreau de Justo, le otorgó diploma y medalla nombrándola Alicia por “su actitud de vida” y el Instituto Argentino de la Excelencia (IADE) le hizo entrega del Primer Premio Nacional a la Excelencia Humana por “su meritorio aporte a la cultura”. En el año 2005 fue nombrada Ciudadana Santafesina Destacada por el Honorable Concejo Municipal de la ciudad de Santa Fe “por su talentoso y valioso aporte al arte literario y periodismo cultural y por sus notables antecedentes como escritora en el ámbito local, nacional e internacional”. En 2007 el Poder Ejecutivo Municipal estimó oportuno "reconocer su labor literaria como relevante aporte a la cultura de la ciudad".

Datos personales