A Jorge M. Taverna Irigoyen por la confianza, por la nobleza, por la amistad.

A través de la estirpe.

De cómo fue que Moctezuma, emperador de Méjico, tuvo sueños premonitorios que auguraban el fin para su pueblo en tiempos del regreso del gran dios Quetzalcoatl.

El musgo fiel no sabe de sus huellas.
Grave,
delgado,
fuerte,
Uei Tlatoami,
Moctezuma,
Señor de los aztecas,
custodio de la estirpe y del idioma.
De pie sobre el tapiz de la terraza
aguarda por el viento,
por el viento
que desanda su exilio,
paso a paso,
desde la luz salvaje de la aurora.
Sus temores lo sueñan,
lo presienten,
lo adivinan,
trizando los capullos.
Es el viento,
con mitra de quetzales,
anudando gavillas de deshonra.
Aguarda por el viento,
funda indicios
de otra constelación
o firmamento
tributo,
ofrenda,
rito o desagravio
que detenga los rabos de la cólera
y aquiete la maldad de la laguna
y silencie el aullido,
el llanto oscuro,
donde el dolor,
con rostros en menguante,
desenmascara oráculos de sombra
y capture las grullas
y quebrante
los penachos de azogue,
los reflejos,
las imágenes de hombres sobre bestias
galopando entre brumas invasoras
y extinga,
en la unidad de la llanura,
- más allá de la aciaga medianoche -
el humo antropomorfo,
el humo urgente,
el humo de presagios y congojas
y suplique a la piedra absoluciones
y detrás del cordón de las Anáhuac,
por abismos de páramos salinos,
devore la matriz de la memoria.
Son,
sus ojos,
bastiones de amargura
que escudriñan señales y sospechas
en esta soledad,
esta vigilia,
esta vergüenza,
al fin,
que lo desborda.
Después de degollar las codornices,
de sahumar sobre el ara y las hogueras,
aguarda por el viento,
es su destino,
su ración de ignominia obligatoria.
Porque ya es tarde.
Demasiado tarde.
No hay piedad,
no hay orgullo,
no hay respuestas.
El viento es Quetzalcoatl.
Quetzalcoatl
y una muerte,
amarilla,
que lo nombra.

Música

Acerca de la autora

Acerca de la autora
Exconvento de los Siete Principes - Casa de la Cultura Oaxaqueña (México) 2004

Biobibliografía

Norma Segades Manias, Santa Fe, Argentina, 1945. Ha escrito *Más allá de las máscaras *El vuelo inhabitado *Mi voz a la deriva *Tiempo de duendes *El amor sin mordazas *Crónica de las huellas *Un muelle en la nostalgia *A espaldas del silencio *Desde otras voces *La memoria encendida * A solas con la sombra *Bitácora del viento *Historias para Tiago y *Pese a todo (CD) En 1999 la Fundación Reconocimiento, inspirada en la trayectoria de la Dra. Alicia Moreau de Justo, le otorgó diploma y medalla nombrándola Alicia por “su actitud de vida” y el Instituto Argentino de la Excelencia (IADE) le hizo entrega del Primer Premio Nacional a la Excelencia Humana por “su meritorio aporte a la cultura”. En el año 2005 fue nombrada Ciudadana Santafesina Destacada por el Honorable Concejo Municipal de la ciudad de Santa Fe “por su talentoso y valioso aporte al arte literario y periodismo cultural y por sus notables antecedentes como escritora en el ámbito local, nacional e internacional”. En 2007 el Poder Ejecutivo Municipal estimó oportuno "reconocer su labor literaria como relevante aporte a la cultura de la ciudad".

Datos personales