A Jorge M. Taverna Irigoyen por la confianza, por la nobleza, por la amistad.

Muro.

Canto de sombra por la ardiente vergüenza del Príncipe Atahualpa aguardando su muerte en lo alto del silencio.

El muro es algo más que piedras y argamasa
el muro es una afrenta
la desmedida injuria de tatuar esa línea de sangre acantilada
de ultrajes insolentes de sucias deslealtades de terribles agravios
esa línea que exige los fulgores que el oro encrespa en sus infiernos
mientras inicia el Inca su soledad salvaje en las altas moradas donde el amor no existe
y la codicia escupe su ingente alevosía
y la traición aguarda por el parto amarillo de las grietas terrestres
y el enemigo amarra su altiva indiferencia con cerrojos de hierro
mientras recoge el pueblo
la ofrenda que demandan las gargantas del viento por los despeñaderos
el pago que amamanten faltriqueras voraces
el rescate pactado a cambio de su vida
de esa noble arrogancia que establece la estirpe de los hombres Yupanquis en la orilla del tiempo.
El muro es algo más que piedras y argamasa
el muro es un destino de pena intransferible de oscuras confusiones
de párpados abiertos a la noche que ocurre al oprobio que crece a la ausencia que irrumpe con sus pasos de culpa
el muro es un destino de inclemencia sin sueño
mientras anda el avaro escribiendo su crónica de números prolijos
mientras pasan las cruces enmudeciendo leyes costumbres silabarios a golpes de mordaza
mientras sigue el soldado cometiendo puñales perjurio vejaciones cenizas devorantes coágulos de silencio
mientras el carcelero empuña delaciones como si fueran cuerdas circundantes ciñentes exacerbando instantes de asfixia ineludible
mientras vaga Atahualpa a puro desconcierto
por las sendas hostiles de los interrogantes de la duda implacable del odio a contrafilo
mientras el agua rueda sus rituales de sombra
usurpándole el nombre que heredó del torrente cuando la luz nacía entre verdes tinieblas
y su muerte es un crimen un delito infamante
una ardiente vergüenza
cayendo hacia la entraña de la madre que llora con sus ojos de fuego.

Música

Acerca de la autora

Acerca de la autora
Exconvento de los Siete Principes - Casa de la Cultura Oaxaqueña (México) 2004

Biobibliografía

Norma Segades Manias, Santa Fe, Argentina, 1945. Ha escrito *Más allá de las máscaras *El vuelo inhabitado *Mi voz a la deriva *Tiempo de duendes *El amor sin mordazas *Crónica de las huellas *Un muelle en la nostalgia *A espaldas del silencio *Desde otras voces *La memoria encendida * A solas con la sombra *Bitácora del viento *Historias para Tiago y *Pese a todo (CD) En 1999 la Fundación Reconocimiento, inspirada en la trayectoria de la Dra. Alicia Moreau de Justo, le otorgó diploma y medalla nombrándola Alicia por “su actitud de vida” y el Instituto Argentino de la Excelencia (IADE) le hizo entrega del Primer Premio Nacional a la Excelencia Humana por “su meritorio aporte a la cultura”. En el año 2005 fue nombrada Ciudadana Santafesina Destacada por el Honorable Concejo Municipal de la ciudad de Santa Fe “por su talentoso y valioso aporte al arte literario y periodismo cultural y por sus notables antecedentes como escritora en el ámbito local, nacional e internacional”. En 2007 el Poder Ejecutivo Municipal estimó oportuno "reconocer su labor literaria como relevante aporte a la cultura de la ciudad".

Datos personales