A Jorge M. Taverna Irigoyen por la confianza, por la nobleza, por la amistad.

Castigo.

Canto de luz por nuestro Señor Wiracocha (Poder sobre las sombras, Padre de las estrellas, Hacedor de los Cóndores) para que nos libere del viento y su avaricia.

¡Oh Señor Wiracocha
Poder sobre las Sombras!
Protégenos del viento que profana tu rostro
que escarnece tu imagen para que no imploremos por tu enojo rotundo como cada solsticio
que degrada tus templos para que no iniciemos a paso de tortura el fulgor del espanto.
Derrota con un soplo a ese dios sin corona
sometido a la injuria a la tristeza amarga a las duras espinas al castigo insolente.
Revélale tu alegre cetro de plumas finas
trenzado por serpientes
entre las hojas nuevas donde estalla el misterio de pétalos descalzos.
¡Oh Señor Wiracocha
Padre de las Estrellas!
Ocúltanos del viento que quebranta colmillos
que cercena las lenguas para que no invoquemos la actitud impiadosa de tu cólera muda
que mutila los códices para que no instauremos la memoria amarilla de la hoguera y los coágulos.
Domina con un puño a ese dios en jirones
cautivo de sus clavos de su sed inclemente de sus hondas heridas de sus crueles maderos.
Exhíbele tus ricas vestiduras tejidas por las vírgenes ciegas
en los altos telares donde el metal enciende corredores dorados.
¡Oh Señor Wiracocha
Hacedor de los Cóndores!
Libéranos del viento que castiga mejillas
que flagela los párpados para que no exijamos tu voluntad de furia tatuada en las lancetas
que fustiga las pieles para que no fundemos entre hilachas de muerte su reino de epitafios.
Destroza con un gesto a ese dios moribundo
doblegado por látigos estrictas deslealtades ordenanzas terrestres estertores patéticos.
Preséntale sin pausa tu autoridad silvestre
tu dominio del trueno de la savia del polen de la luz en el alba
de los quietos ocasos.
Que le impidan la marcha los zarzales desnudos
que los ríos ericen con saña inexorable los cauces del silencio
hasta acallar su sangre su corazón hereje su tropel de palabras
que le nieguen las huellas sobre antiguos senderos
largos velos de noche rozando los peñascos.

No hay comentarios:

Música

Acerca de la autora

Acerca de la autora
Exconvento de los Siete Principes - Casa de la Cultura Oaxaqueña (México) 2004

Biobibliografía

Norma Segades Manias, Santa Fe, Argentina, 1945. Ha escrito *Más allá de las máscaras *El vuelo inhabitado *Mi voz a la deriva *Tiempo de duendes *El amor sin mordazas *Crónica de las huellas *Un muelle en la nostalgia *A espaldas del silencio *Desde otras voces *La memoria encendida * A solas con la sombra *Bitácora del viento *Historias para Tiago y *Pese a todo (CD) En 1999 la Fundación Reconocimiento, inspirada en la trayectoria de la Dra. Alicia Moreau de Justo, le otorgó diploma y medalla nombrándola Alicia por “su actitud de vida” y el Instituto Argentino de la Excelencia (IADE) le hizo entrega del Primer Premio Nacional a la Excelencia Humana por “su meritorio aporte a la cultura”. En el año 2005 fue nombrada Ciudadana Santafesina Destacada por el Honorable Concejo Municipal de la ciudad de Santa Fe “por su talentoso y valioso aporte al arte literario y periodismo cultural y por sus notables antecedentes como escritora en el ámbito local, nacional e internacional”. En 2007 el Poder Ejecutivo Municipal estimó oportuno "reconocer su labor literaria como relevante aporte a la cultura de la ciudad".

Datos personales